martes, 28 de mayo de 2013

Eran las 5 de la mañana yo me levanté a lavar la loza que me había quedado del negocio de mi abuelita porque teníamos que irnos para Florencia. Después de haber lavado la loza, mi mamá nos dio 20 mil pesos y nos dijo que los guardaramos y luego Alirio le había dicho a Mariana que nos teníamos que ir a las 8 de la mañana para Florencia. llegamos al aeropuerto, luego nos dijeron que el vuelo de nosotros salia a las 12 de la tarde. Allí nos encontramos a una señora Martha que era Coreguaje y que era amiga de Mariana y que hacia 3 años no miraba, Camila entrevistó la señora y ella le contó como había sido su primer vuelo en el avión.


Ahi esperamos mientras aterrizaba el avión, comimos pollo con plátano arepa y papa que nos trajo Wilmar, a mi me pareció bueno el aeropuerto de Florencia, muy grande, muuy chevere,  cuando aterrizo el avión me asuste porque pensé que ese avión se iba a estrellar porque iba a una velocidad muy ligera. Entonces la gente se bajó y nosotros hicimos fila para subirnos por primera vez a un avión


Nos subimos al avión y yo me impresioné porque era muy grande y bonito, allí nos indicaron cómo se debía arreglar el Broche del cinturón, que no debíamos quitarnolo, yo me fui para la ventanilla para poder ver mejor. Nos dijeron que el vuelo se demoraba 50 minutos. Cuando dijeron que ya íbamos a empezar a despegar de suelo, yo sentía como miedo y susto, porque yo me hice en una ventanilla sola, pero fue muy chévere porque estaba dentro las nubes, los ríos se miraban chiquitos, se sentía cuando el avión tenia turbulencia, sentía que mis tripas se me subían y se me bajaban. 


Luego nos dijeron que que queríamos tomar, yo pedí un tinto y tenía una miel del pollo que nos habíamos comido, estaba destapada y se me regó en el jean. Me tome el tinto, ya la señora dijo que íbamos a aterrizar  y estaba lloviendo. Cuando estábamos aterrizando me volvió a dar miedo que el avión se pegara muy duro y las llantas se le dañaran, también sentía alegría porque ya estaba en Bogotá. 


Cuando salimos del avión, yo pensé que hacia mucho, pero mucho frío, pero no hacia tanto frío, pero siempre hacia frío. Luego fuimos a recoger las maletas, y ahí si salimos y había una muchacha esperándonos afuera con un letrero que decía Ministerio de Cultura, Alharaca, nos subimos por unas escaleras eléctricas, sentí como susto porque sentía que depronto los zapatos se me quedaban ahí metidos. Luego salimos y un carro nos estaba esperando, nos vinimos en una buseta para un hotel que se llama Augusta y casi no llegamos porque habían muchos carros y tráfico, yo tenia mucho sueño y me acosté a dormir en el carro con Pildoro y Camila.


Luego llegamos al Hotel, llenamos un registro, subimos por un ascensor, se sentía muy chévere, como si uno se estuviera cayendo, parecido al avión. Nos enseñaron la habitación 615, nos dieron una tarjeta para poder entrar, aquí ya no se abren las puertas con llaves si no con tarjetas, luego vinimos y nos acostamos un tantico en las camas, esperamos a Alirio y nos fuimos a comer algo. Estuvimos en el restaurante El Rodeo, y yo me comí una hamburguesa, píldoro se comió dos hamburguesas y Camila cumplió su sueño de comer perro caliente.  

Nos fuimos a la Plaza Bolívar, allí cogimos palomas, les dimos maíz, fuimos a conocer la casa de Nariño por fuera, donde vive el presidente de la república, conocimos las partes representativas de los politicos. Nos vinimos porque Nini ya iba a llegar al hotel y luego ya nos encontramos con Nini, ella llegó con una amiga, y nos entramos otra vez al cuarto. Nini dijo que las amigas tenían un trabajo de la Universidad y entonces nos grabaron, nos preguntaron sobre que hacíamos en la escuela, fuimos y comimos, primero nos sirvieron ensalada de frutas, luego nos sirvieron espaguettis con carne molida, al principio no me gustaron, pero después me los comí, allí cantamos con Camila. 


Luego nos vinimos a la pieza y nos hicieron otras preguntas, ya era tarde y Nini se tenia que ir con sus amigas. Le preguntarn a Mariana sobre ella que hacia en la escuela nosotros abrimos las ventanas para ver el Monserrate y se miraba muy bonito, es como Jesus alumbrado, dicen que desde allá arriba se mira todo Bogotá. Nini se fue y ya nos íbamos a poner a dormir, pero salimos a buscar a ver qué había abierto, porque Mariana se quería arreglar el cabello, pero no encontramos nada, había muchos basuqueros, mucha basura, mucha gente rara, a mi no me dio miedo, pero mejor decidimos venirnos a acostar. 



Mañana nos tenemos que levantar antes de las seis para ir a desayunar a las 6:00 y empezar con nuestro trabajo. Este fue el resumen de nuestro primer día, me sentí muy contenta porque conocí y espero mañana conocer más y mucha gente más, en el evento de Alharaca y hacer una buena participación.

Karla Zapata Soto
karinithasoto@hotmail.com

Reacciones:

0 comentarios: