miércoles, 20 de agosto de 2008

El domingo, fuimos al río y disfrutamos de un rico sancocho de pollo y res; después de habernos bañado en el río Sarabando y haber repartido camisetas, bolsos, dulces, canguros, balones, se despidieron de Belén estos amigos que compartieron con nosotros mas de 15 días. Al verlos montarse en una chiva o mixto, nos pusimos muy tristes y nuestro corazón no resistió la tristeza de ver a unos nuevos amigos que nos han aguantado y han dejado una semilla en nuestro corazón, se fueron y no sabemos si regresan, pero lo que si quedo claro es que disfrutamos con ellos, jugamos fútbol, hicimos películas, nos dejaron la escuela bien organizada, solo falto el Plató.

Todos nos pusimos tristes por la despedida de ellos, también por la partida de Camilo, Leonarda, Rocío, Ralph, Johana, Ángela, Camila y la popular Lucia, que dejó varios corazones rotos. Tratábamos de ocultar nuestra tristeza pero no podíamos, nuestros ojos no aguantaron y se rindieron, pero ahora continuamos nuestro camino y esperamos seguir contando con todos los que nos acompañaron. Olguita, Jaime, Mauricio, Mónica y sus hijitas, Carlos, Santiago y Gabriela pasaron otros días más en Belén.

Gracias a todos y todas por estos días de alegría y buenos recuerdos.

Diana Marcela Acosta Vargas - Edad:15
dianamarcela_15dm@hotmail.com

Reacciones:

2 comentarios:

Jota dijo...

Aquí en Barcelona muchas personas estábamos deseando volver a ver a los "chocolateros", por eso entiendo la tristeza que ustedes sintieron por su partida... pero piensen que el cariño de los "chocolateros" sigue ahí con todos ustedes y el recuerdo que han dejado en ellos no se borrará nunca. Aunque yo no les conozca personalmente a ustedes, por todas las cosas buenas que ellos me han contado ya sobre Belén de los Andaquíes y su gente, pueden considerarme como su amigo.

Raquel dijo...

Aquí Raquel narrando la crónica de la partida: NO HAY PALABRAS.

Después de tener todo el tiempo del mundo para todo, de olvidarnos de la prisa loca de nuestra ciudad, llega el dia de irse y nos tenemos que despedir en menos de cinco minutos

Yo no solo estaba triste por irme. Estaba triste también por todas las cosas que se quedaban por decir y que por las prisas ya no se dirian.

Después todo fueron aun más prisas, y taxis y aviones y atobuses y de todo. Y de repente, estoy en mi ciudad, donde las cosas pasan todavía más deprisa.

Pero como dicen los internautas SIEMPRE NOS QUEDARAN LOS MAILS. Espero que sigamos en contacto, estamos lejos pero podeis seguir contando con nosotros.

Besos y abrrrrrrrrrrrrazos:
Raquel
raquel.loscos@gmail.com