jueves, 11 de junio de 2009



Antes de partir, Alfonso González, se quería quitar unos pesos de encima, entro a la escuela audiovisual y empezó a contar historias en torno a sus pesos.

Reacciones:

2 comentarios:

Olga Perea Bello dijo...

¡Este les quedó una chimba! ¡Felicitaciones!

¡Abrazos!

*Olguita*

gabriela aguero dijo...

Realmente emotivo los recuerdos de Don Alfonso.
Sigan adelante haciendo historias que nos llenan la vida de lejos o de cerca. Que hermosas son las historias...
Los abraza

gabi